Cuatro cementerios cristianos profanados en Francia tras el asalto al camposanto judío

Cuatro cementerios cristianos profanados en Francia tras el asalto al camposanto judío

Vándalos sobre los que aún no hay pistas atacaron decenas de tumbas en cuatro cementerios cristianos de distintos puntos del país
Han sido imputados los cinco autores confesos de profanar el cementerio judío al noreste de Francia

Vándalos sobre los que aún no hay pistas atacaron decenas de tumbas en cuatro cementerios cristianos de distintos puntos del país. Mientras, han sido imputados los cinco autores confesos de profanar el cementerio judío al noreste galo.

REDACCIÓN HO.-  .Decenas de tumbas en un cementerio cristiano en Tracy-sur-Mer fueron atacadas a última hora del pasado martes, según confirmaba ayer miércoles el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, quien también confirmó los ataques perpetrados en las últimas horas en otros tres camposantos cristianos: los de Saint-Béat (sur), así como en Challans (oeste) e Issoudun (centro), donde se inscribieron cruces gamadas en las lápidas. Estos ataques a los camposantos cristianos se han producido tan solo tres días después de que unas 250 tumbas judías fueran dañadas y profanadas en un cementerio de la región de Sarre-Union, en el noreste del país y cerca de la frontera alemana, donde están enterradas víctimas del Holocausto.    

"El Gobierno se opone con total firmeza a estos actos abyectos que atentan contra los valores de la República, especialmente contra el principio fundamental del respeto, que es uno de sus pilares", indicó Cazeneuve en un comunicado.

Condenas políticas, pero sin pistas aún de sobre la autoría de la nueva profanación

El Presidente de la República, François Hollande, ha condenado enérgicamente ambos sucesos asegurando que "estos actos indignos comprometen los valores de la República". "Cada esfuerzo se centrará en garantizar que los autores sean rápidamente identificados y castigados", ha prometido, añadiendo que "movilizaremos todos los medios a nuestro alcance para identificar, detener y juzgar los autores de unos actos que deshonran nuestros valores". Por su parte, el primer ministro francés, Manuel Valls, ha asegurado en su cuenta de Twitter estar "disgustado" por este nuevo episodio vandálico.

En esta línea, Cazeneuve ha anunciado en la televisión France2 que la Policía está decidida a localizar a los vándalos, aunque hasta el momento no han conseguido ninguna pista que pueda aclarar la identidad de los responsables. 

Imputados por profanación los cinco adolescentes que asaltaron el cementerio judío

Sin embargo del primer ataque contra el cementerio judío la Policía sí ha podido encontrar pruebas y los cinco adolescentes de entre 15 y 17 años sospechosos y acusados de vandalismo fueron llevados ante el juez en la tarde de ayer, que no tenían antecedentes, según recoge el diario francés Le Parisien, citando un comunicado del fiscal de Saverne, Philippe Vannier. Uno de los menores, asustado por la repercusión mediática del caso, se presentó ante la Policía y condujo a la detención del resto de sus compañeros. 











El móvil antisemita en la profanación de este cementerio de Francia resultó confirmado tras el interrogatorio a los cinco adolescentes, ha declarado el fiscal de Saverne. Pese a que los sospechosos lo negaron en un primer momento, alegando que no sabían que se trataba de tumbas judías y que consideraban el cementerio abandonado, «la connotación y el móvil antisemita de su comportamiento es claro» a la vista de los elementos recogidos en la investigación, declaró Vannier.

Tras su presentación ante juez de instrucción, ante quien reconocieron su participación en el asalto, los cinco menores fueron acusados por «profanación o violación» de sepulturas «en razón de la pertenencia de los difuntos a una determinada religión», y por «degradaciones voluntarias de bienes destinados a la utilidad pública», tal y como lo había solicitado la Fiscalía. Todos fueron puestos bajo tutela policial con la prohibición de viajar a Sarre-Union, la localidad donde se produjo los hechos, y cuatro de ellos tendrán que acudir a un centro educativo, mientras que el quinto fue confiado a una persona «digna de confianza».

La magnitud de los hechos vandálicos (hasta 250 tumbas dañadas) suscitó gran indignación en Francia, amplificándose por los ataques ocurridos en Dinamarca, en el que una de las víctimas era judía.