CitizenGO celebra el nuevo éxito en Paraguay frente al inquisitorial lobby gay

CitizenGO celebra el nuevo éxito en Paraguay frente al inquisitorial lobby gay

Nueva victoria cívica, tras movilizar más de un millón de correos electrónicos ciudadanos, dirigidos a los senadores vía CitizenGO,
El Senado rechaza la Ley Filizzola, conocida como Proyecto Mordaza,
Un perverso intento de imponer ideología antifamilia, vulnerando la patria potestad y las libertades religiosa, de pensamiento y de expresión de los ciudadanos

Tras movilizar más de un millón de mails hacia los senadores vía CitizenGO, el Senado rechaza la Ley Filizzola, conocida como Proyecto Mordaza, perverso intento de imponer ideología antifamilia, vulnerando las libertades ciudadanas.

CitizenGO.- CitizenGO, la plataforma de acción mundial en defensa de la vida, familia, libertad, impulsada y participada por HO y que suma ya  apenas cumplido su primer año, la participación de 1.876.300 ciudadanos activos, está nuevamente de enhorabuena: tras la alerta publicada en la web de la plataforma, sumamos una nueva victoria en Paraguay frente al afán inquisidor de quienes tratan de imponer la perversa ideología de género: finalmente el Senado rechazó este viernes el Proyecto Mordaza, conocido como Ley Filizzola, por 21 votos contra 17.

Este proyecto de ley, disfrazado con el título de “Contra Toda Forma de Discriminación” en el 2008 por el Senador Carlos Filizzola y Miguel Abdón Saguier, acababa de ser nuevamente recuperado en la Cámara legislativa paruaguaya para su tratamiento, tras meses de presiones a los senadores  por parte de activistas gays y ONGs afines, como Amnistía Internacional, para su aprobación. El nocivo texto representaba un claro ataque a la familia y a la libertad de los ciudadanos, para imponer la ideología de género en las políticas públicas, en la educación y en todo el sistema jurídico nacional; considerando “discriminatoria” a toda expresión que difieran con el lobby gay, siendo incluso pasibles de penas judiciales.

Así, entre otras cuestiones rechazables este proyecto:

  • Define "cualquier distinción" como discriminación (Art. 6)
  • Introducen términos cuestionados e ideologizados como “identidad de género u “orientación sexual” (Art. 6 y 19)
  • Hablan de “autodefinición de la persona”, lo que incluye los gustos sexuales. (Art. 7) 
  • Atentan contra la objeción de conciencia de empresarios, educadores, instituciones, organizaciones, gremios, etc. (Art. 8)
  • Atentan contra la libertad de enseñanza, imponiendo contenidos y materiales didácticos. (Art. 8)
  • Atentan contra la objeción de conciencia médica (Art. 8)
  • Atentan contra el Derecho de los padres a escoger la educación de sus hijos. (Art. 9)
  • Atentan contra la libertad religiosa que defiende el matrimonio entre hombre y mujer, y la educación según la fe. (Art. 9)
  • Atentan contra libertad de expresión y condenando a todo aquel que no esté de acuerdo con la ideología de género. (Art. 18, 19, 20 y 21)   

Celebramos la victoria del "tsunami" ciudadano

«Pero frente a esas presiones del lobby gay, el pueblo paraguayo ha reaccionado», celebra Luis Losada, director de campañas de CitizenGO«Son más de un millón de correos electrónicos los que hemos movilizado, dirigidos a los senadores. Ha sido un verdadero 'tsunami ciudadano'. Y gracias a Dios, los representantes han escuchado a los representados. ¡Hemos dado una lección al mundo!», celebra Losada, agradeciendo el compromiso demostrado por todos los que han participado en la campaña. 

El debate parlamentario duró más de 3 horas. Y fue intenso. Muy intenso y hasta bronco. El  senador Filizzola, sangraba por la herida: 

«No se habla de mordaza ni se ataca la libertad de expresión ni se plantea el matrimonio igualitario; se trata sólo de igualdad y no discriminación. Necesitamos que la gente se sienta apoyada por el Estado (…) Todos los países tiene una ley antidiscriminación; ¿somos una isla? Tenemos que avanzar hacia una cultura de la tolerancia».

Todos sabemos que Filozzola lleva en su agenda el pseudomatrimonio homosexual. Y que su proyecto permitía que una instancia administrativa, la Dirección General de Derechos Humanos, sancionara y penara sobre un texto intencionadamente ambiguo. Lo explicó ayer muy bien el senador Petta:

«El Estado debe defender a la familia (…) La Dirección General de DDHH se convertiría en una instancia con superpoderes, en juez y parte, en inquisidor, sin garantías, sin respetar el debido proceso, de espaldas al ministerio público (…) Con una simple denuncia puede entrar en tu casa, en tu iglesia, en tu reunión política sin orden judicial». 

Brillante defensa del Estado de Derecho a pesar de las continuas interrupciones del senador Mordaza. Petta también señaló que la Ley Mordaza «no sólo atenta contra principios constitucionales sino también principios ideológicos y religiosos». 

Estas fueron algunas de las intervenciones:

  • Hugo Richard: «Tengo la certeza de que más tarde o más temprano se va a aprobar, aunque no sea ahora» 
  • Adolfo Ferreiro: «Esta es una ley de tradición republicana frente a la tradición religiosa o teocrática (…) También dijeron que con el divorcio desaparecería la familia paraguaya y no pasó nada». 
  • Luis Alberto Castiglioni: «Esta norma viene a imponer a los demás una forma de pensar (…) Defiendo el libre albedrío de la gente. Estoy en contra de penalizar. Eso sería ser intolerante. Veo en este proyecto de ley un intento de regimentar el pensamiento». 
  • José Manuel Bóbeda: «Este proyecto está determinado al desastre (…) viene encubierto el matrimonio entre personas del mismo sexo». 
  • Carlos Núñez«Hay que ser realistas, hay que hablar de frente, y añadió que este proyecto dará pie a otros que plantearán la unión gay (…) Yo también soy cristiano, padre de familia y el día de mañana quiero que mis hijos sean educados como varón y mujeres. ¿Quién no quiere así su familia? Respetemos a las familias» .
  • Arnoldo Wiens: «Se nace hombre o mujer y nada más (…) La Biblia ya dice que nadie piense de sí más de los demás, sino que se mire con moderación (…) Mis padres fueron perseguidos a huevazos, a tomatazos a cuchillazos por ser evangélicos; ahora se pretende volver a perseguir a los cristianos»..
  • Esperanza Martínez«La religión confunde el sexo y la sexualidad con la reproducción (…) Hay mujeres que tienen ovarios y vagina, pero también un pene. Eso es algo biológico. Me ofrezco a los colegas para explicarles cómo es la situación» .

Escatológica Esperanza Martínez…Por supuesto, la prensa laicista prefirió destacar otros de los pasajes evangélicos del senador Wiens. Pero lo más lamentable es este titular del Hoy«Con Biblias en mano, rechazan el proyecto contra discriminación». ¿No les enseñaron a diferenciar información de opinión? Tampoco se debieron enterar -o no quisieron enterarse- que quien empezó con citas religiosas fue el senador Saguier, que trató de hacerse más papista que el Papa haciendo suya sus palabras: «Si un homosexual busca al Señor con sinceridad, ¿quién soy yo para criticar». En opinión de Saguier –copatrocinador del proyecto Mordaza- las palabras del Papa suponen un giro en la Iglesia.

Desconoce –o quiere desconocer- que la posición de la Iglesia siempre ha sido de acogida al homosexual, sin que eso signifique aceptar la homosexualidad y menos que la unión de dos homosexuales sea considerada matrimonio. Así que el senador Petta le tuvo que recordar que el Papa Francisco, siendo arzobispo de Buenos Aires, tuvo graves enfrentamientos con Cristina Kirchner sobre el mal llamado matrimonio igualitario. Y también le recordó la doctrina de la Iglesia: «El Papa Francisco dice que Dios ama al pecador y aborrece el pecado». Malos tiempos cuando hay que explicar lo evidente… 

En todo caso, estamos de enhorabuena, de nuevo. «Ha sido un exitazo. Pero no bajamos la alerta. Sabemos que los laicistas lo volverán a intentar. Llevan desde 2007 intentándolo… Gracias a Dios, el pueblo paraguayo y su Senado han estado a la altura», recuerda Luis Losada, que anima a seguir defendiendo la familia y la libertad a través de CitizenGO, confirmada nuevamente como herramienta eficaz para canalizar la acción ciudadana en defensa de los valores innegociables