Los trabajadores del Reina Sofía declaran su rotunda protesta por la ofensa a los sentimientos religiosos

Los trabajadores del Reina Sofía declaran su rotunda protesta por la ofensa a los sentimientos religiosos

Expresan su firme rechazo a las ofensas cometidas contra las creencias de los ciudadanos por piezas expuestas en la muestra 'Un saber realmente útil'
En una carta dirigida a 30 patronos del Museo y al ministro de Educación
Siendo «en su mayoría agnósticos», rechazan formar parte de lo denunciado como una «apología del delito»
Mientras el director del Museo habla de "diálogo", los trabajadores denuncian la censura y represalias sufridas
¡Actúa! Llama a José Ignacio Wert y trasládanos la respuesta que has recibido

En su carta a 30 patronos del Museo y al ministro de Educación, siendo «en su mayoría agnósticos», rechazan formar parte de lo denunciado como una «apología del delito» y denuncian la censura y represalias sufridas. ¡Actúa! Llama a Wert y comunícanos su respuesta.

REDACCIÓN HO.Los trabajadores del Museo Nacional Reina Sofía han hecho pública su rotunda protesta contra los ataques de esta institución pública a las creencias de los ciudadanos, por las obras que agreden a los sentimientos religiosos exhibidas en la muestra 'Un saber realmente útil'. La carta tiene como destinatarios a treinta patronos vinculados al Museo y  al ministro de Educación, José Ignacio Wert, y en ella discrepan de las decisiones de la dirección sobre esta exposición.

El escrito es tajante al acusar de ideologización del espacio público:

«Como empleados públicos firmantes –la mayoría agnósticos– queremos dejar patente nuestro rechazo a lo que Manuel Borja-Villel llama “espacio de diálogo y reflexión”, en el que sólo tienen cabida sus posturas ideológicas y políticas y que camuflan en realidad “espacios de adoctrinamiento” y derevolución de cuarto de estar. Las quejas señalan la obra como “apología de un delito” y ello “implica formar parte de un discurso que defiende, alaba, elogia o justifica la acción, inacción o pensamiento de cuestiones que no comulgan con la ley». 

«Como trabajadores del Museo Reina Sofía, no deseamos que se nos relacione con este tipo de muestras, que al margen de su escasa calidad artística, o precisamente por ello, ocultan mensajes de discordia”.

La petición de los empleados es que se eleven las quejas al Pleno del Patronato. El grupo anónimo lamenta ese “¡Contribuya!” de la cajita y se pregunta:

«¿Qué ocurriría si cualquier otra obra expuesta en el Museo Reina Sofía incitase a la quema de homosexuales, sinagogas, mezquitas, razas distintas a la muestra o colectivos feministas? Nosotros nos levantaríamos de igual forma» . 

El director del Museo, Manuel Borja-Villel, ha presumido de diálogo y libertad de expresión. Pero sus trabajadores denuncian también la censura y las represalias que «en el pasado se han producido contra quienes no han comulgado con el pensamiento único que se ha impuesto en los últimos años por parte de la dirección». 

¡Actúa!

Tú y yo podemos impedir que se repitan sus agresiones. Telefonea ahora al Ministerio de Educación y Cultura (del que depende el Museo) para pedir educadamente la retirada de las piezas que agreden los sentimientos de los ciudadanos en la exposición "Un saber realmente útil:

  • 91 701 74 81 Teléfono de atención al ciudadano del Ministerio. Atención: solo atienden de lunes a viernes de 9:00 a 17:30 h. 
  • 91 701 80 98 Teléfono de prensa del Ministerio.

Por favor, cuando hayas telefoneado indícame aquí la respuesta que te han dado

Y si aún no lo has hecho, firma en HO: más, democracia, más respeto, menos insultos

Como afirma Miguel Vidal, portavoz de MasLibres.org, «Ganaremos esta batalla contra nuestro derecho a no ser utilizados para promocionar manifestaciones artísticas tan absolutamente mediocres y generadoras de odio. Pero solo lo conseguiremos si perseveramos en el empeño y mantenemos la presión firme y constante sobre el Museo y sus responsables».

MasLibres.org anuncia su movilización con nuevas acciones para reforzar el efecto de estas llamadas telefónicas de los ciudadanos, de las que mantendrá informados.