El pueblo francés redobla su defensa del matrimonio y de los derechos del niño: nueva gran manifestación el 26 de mayo

El pueblo francés redobla su defensa del matrimonio y de los derechos del niño: nueva gran manifestación el 26 de mayo

Porque la nueva ley que trata de imponer a toda costa Hollande ataca el matrimonio
Es contraria a la alteridad sexual, a la realidad humana y al código civil francés
Y también va en contra de los Derechos del Niño
Sólo favorece a los intereses millonarios de la fabricación de seres humanos

La respuesta valiente y decidida de los franceses, conscientes de que sus políticos están forzando un cambio, en contra de su voluntad, del código civil y del beneficio y de los derechos de los niños a tener un padre y una madre.

REDACCIÓN HO.- Pese a la ajustada votación en el Senado de este martes a última hora, a favor del proyecto ideológico del presidente Hollande, los franceses -que se están mostrando como los más grandes amantes de la institución del matrimonio-, no se dejan amedrantar y han convocado una nueva manifestación para el próximo 26 de mayo.

Por el contrario, los laboratorios internacionales de reproducción asistida se están frotando las manos con lo que supondrá para ellos el gran impulso a la fabricación y la mercantilización de los hijos que promueve la ley de Hollande, y ya antes de conocer el resultado en el Senado, se pusieron a organizar un congreso para publicitar su negocio este fin de semana, según denuncia la plataforma a favor del matrimonio.

¡Todos a París, el próximo domingo 26 de mayo!

Si el presidente francés se sigue obstinando en no escuchar al pueblo, en beneficio de los negocios de las transacciones y mercantilización de seres humanos, la gran Manifestación para Todos volverá a salir pacíficamente a las calles de la capital francesa para defender el código civil y los derechos de los nños y destapar los intereses millonarios que hay en juego.

Los franceses condenan que la Ley Taubira, que trata de imponer Hollande a toda costa en contra del matrimonio, supondrá un punto de inflexión en Francia sin precedentes: reemplazar la alteridad sexual masculino-femenino, la realidad de la humanidad, la base del derecho civil francés y la creación de un 'derecho' de filiación inédito e irreal porque niega el interés superior del niño a conocer sus orígenes, en unos derechos consagrados en la Carta de Derechos del Niño de 1959.

La Manif Pour Tous es un proceso espontáneo, popular, más allá de la sensibilidad religiosa, la diversidad partidista y sexual. Superando las diferencias para preservar la unidad de descendencia humana, el matrimonio civil de garantía conjunta en virtud de la legislación francesa y la lucha contra cualquier forma de homofobia.