En defensa del menor: No del Supremo de Puerto Rico a la adopción por parejas del mismo sexo

En defensa del menor: No del Supremo de Puerto Rico a la adopción por parejas del mismo sexo

La sentencia crea un precedente legal que impide a parejas del mismo sexo acogerse a la ley de adopción
Dos días antes Puerto Rico se levantaba, en una manifestación histórica, en defensa del matrimonio y de la familia.
El lobby gay arremete contra la sentencia: si por vía legislativa no consiguen enmendar a la justicia, recurrirán a Estado Unidos

El pasado lunes Puerto Rico se levantaba, en una manifestación histórica, en defensa del matrimonio y de la familia.

REDACCIÓN HO.-  El Tribunal Supremo de Puerto Rico sentenció este miércoles en contra la adopción por parte de parejas del mismo sexo, al fallar en contra de la adopción  solicitada por una mujer lesbiana de la hija biológica de su pareja, sin que ésta pierda su vínculo jurídico con la menor. El máximo tribunal de la isla caribeña confirma así la determinación del Tribunal de Apelaciones, decisión que sigue a una multitudinaria manifestación que el pasado lunes reunió en San Juan la histórica cifra de 200.000 manifestantes para proteger la familia y el matrimonio natural. La decisión crea un precedente legal que impide que las parejas del mismo sexo adopten hijos en común bajo la ley de adopción de Puerto Rico.


La decisión del Tribunal Supremo se refiere al caso de una menor nacida por un proceso de inseminación artificial y criada por una pareja de mujeres lesbianas -una de ellas su madre biológica-, cuyas identidades no se hicieron públicas. En este caso concreto, la mujer que iba a adoptar es pareja consensual de la madre biológica, por lo que las dos mujeres buscaban que se permitiera a la solicitante adoptar sin que la madre biológica perdiera su vínculo con la menor, de 12 años, y que ha sido criada y vive con la pareja de mujeres.

La sentencia se adoptó por una votación de cinco a cuatro

La opinión mayoritaria, emitida por la jueza Mildred Pabón Charneco, determinó que el Artículo 138 del Código Civil impide la adopción solicitada. El Tribunal entendió que cuando un menor es adoptado debe romper todo vínculo con sus padres biológicos para que sus nuevos progenitores adquieran la patria potestad sobre el adoptado.  La mayoría de los jueces asociados nombrados por los gobiernos novoprogresistas -Rafael Martínez Torres, Roberto Feliberti Contrón, Erick Kolthoff Caraballo y Edgardo Rivera García- se expresaron conforme a la decisión. El juez Luis Estrella Martínez se unió a la minorñia de jueces nombrados por los gobiernos populares: el presidente del Tribunal, Federico Hernández Denton, y las jueces asociadas Liana Fiol Matta y Anabelle Rodríguez Rodríguez, que emitieron votos disidentes.

El lobby gay arremete contra el fallo y desafía a la Justicia 

El lobby gay de este Estado libremente asociado a EE.UU. se ha apresurado a arremeter contra el fallo. Espera poder lograr que  a través del poder legislativo se enmiende la decisión de la Justicia, y si no, apelar a la Justicia estadounidense. Así, el portavoz de la organización Puerto Rico Para Tod@s, Pedro Julio Serrano, catalogó de "nefasta" la sentencia. "Si la Asamblea Legislativa no corrige esta terrible decisión con legislación que permita a todas las personas adoptar independientemente de su orientación sexual o identidad de género, lo más terrible es que tendrá que ser el Tribunal Supremo estadounidense quien finalmente reconozca ese derecho en nuestra jurisdicción", apuntó el activista.

Proyecto para aprobar las uniones homosexuales 

La decisión del Tribunal Supremo llega solo dos días después de la multitudinaria manifestación profamilia en San Juan, en repulsa de las iniciativas de varios legisladores del gobernante Partido Popular Democrático (PPD) respondiendo a las exigencias de la ideología de género que sostiene el lobby gay. El PPD, que llegó al poder el pasado noviembre, incluye entre su propuestas legislativas un proyecto para enmendar el Código Civil y aprobar las uniones de hecho entre parejas del mismo sexo, propuesta del presidente del Senado, Eduardo Bathia, que numerosos colectivos cívicos del país denuncian como la antesala para equiparar matrimonio a uniones homosexuales.