La entrega de Premios HO 2012, cargada de emoción y valores ejemplares

La entrega de Premios HO 2012, cargada de emoción y valores ejemplares

«<a href="http://new.livestream.com/accounts/2261599/events/1733220" target="_blank">Aquí puedes ver el vídeo</a>» de los galardones a los grandes valores. Y «<a href="http://www.flickr.com/photos/hazteoir/sets/72157632256370181/" target="_blank">aquí, el

REDACCIÓN HO.- Cinco premios, cinco pilares fundamentales:

Monseñor Reig Plá:“Lo mejor que me ha ocurrido en mi vida, ha ocurrido en mi familia. Estoy verdaderamente agradecido a mis padres porque en el seno de mi familia he aprendido a ser persona, he aprendido a vivir como hijo de Dios, he aprendido lo que significa dejarse abrazar por la verdad y allí he encontrado, verdaderamente, la custodia del amor que es lo que da esperanza a las personas. Para mí, trabajar por la sacralidad de la vida humana, por la la bondad del matrimonio y la grandeza y el bien social de la familia es algo que me nace del corazón. Y esta es la respuesta que la sociedad en España está esperando”.

“Entiendo que no hay otra respuesta. Custodiar el amor, custodiar la vida, formar a las personas, abrazando la verdad para que sean libres, y construir con otros un espacio social que sea para la fraternidad”.

La libertad religiosa es la primera de todas las libertades”.

“Una sociedad es sana cuando se respeta la libertad de conciencia, la libertad religiosa, que no coincide simplemente con dejar hablar sino con dejar ser”.

“Yo no me entiendo de otra manera más que como hijo de Dios, y quiero vivir así y morir así, en el seno de la Iglesia y allí es donde he aprendido que la libertad y la verdad forman parte del patrimonio espiritual de los hijos de Dios”.

“Ojalá que el trabajo por la familia y la vida humana sea un trabajo de todos, para salir del invierno demográfico y de la sequía de hijos que vive España, sin ellos no hay futuro”.

Cáritas Española. Recoge el premio su presidente, Rafael del Río: “Ésta (la labor del buen samaritano) es una de las cosas que hace la Iglesia a través de los sesenta y cinco mil voluntarios y cuatro mil trabajadores, pero estamos en un momento muy difícil y complicado en nuestra sociedad. Con frecuencia los que trabajamos en Cáritas nos vemos, en ocasiones, ahogados, saturados, impotentes de no poder atender a tantas personas que acuden a nuestras parroquias y a nuestros centros en demanda de ayuda. Por supuesto que las personas que trabajamos en Cáritas no perseguimos ningún premio en la Tierra, pero vivimos en la Tierra y somos humanos, y por eso, cuando se reconoce nuestra labor nos sirve de aliento y acicate para seguir trabajando por todas esas personas que nos vamos encontrados en el camino, a la orilla del camino: apaleados, enfermos, necesitados, en definitiva los pobres, los últimos, y por ello os doy las gracias”.

David Álvarez, presidente del Grupo Empresarial Eulen: “Nací en una familia muy pobre, mis padres eran labradores. Después se convirtió mi padre en un funcionario muy bajo de Estado en el año '45 ganaba diez pesetas diarias y tenía cinco hijos. El que más ganaba entonces, porque entonces se estableció sueldo máximo, no sueldo mínimo, y el que más ganaba eran treinta y ocho pesetas al día. Con 10 pesetas, nosotros pasamos un poco de hambre, pero poca.

Poco a poco fui dándome cuenta que tenía que poner a trabajar y me puse manos a la obra. Y entendí desde el primer momento que la labor mejor que podía realizar era crear una empresa con el fin de dar trabajo a personas. Siempre entendí, porque mi madre era muy cristiana, que lo que Dios había creado sobre esta Tierra, no había nada superior al hombre y entendí que haciendo el bien a esos hombres yo haría el bien y lo hice a mi mismo, porque, curiosamente, haciendo el bien a los hombres tuve la justicia de ganar dinero. Y gané el dinero haciendo el bien. Y haciendo el bien duermo tranquilo hasta que me despiertan.

Contaros a grandes rasgos, mi vida sentimental, mi vida espiritual era lo importante. Amaba al hombre, hacer todo por el hombre y no confundirse. Es el pecado de la sociedad de hoy: poner por encima del hombre al dinero. Ese ha sido el gran error de la sociedad moderna. Mientras no se recupere la hegemonía del hombre sobre el dinero no arreglamos esto”.

Santiago Abascal, presidente de la Fundación para Defensa de la Nación Española: “Los méritos a los que ser referían en mi distinción, en realidad son deberes. El aguante ante la amenaza terrorista yo no lo puedo ver como un logro sino como un deber. Decía Gregorio Ordoñez, y yo lo recuerdo hoy, que ni somos locos ni somos héroes, es que no tenemos otro remedio. El otro mérito era el apoyo a las víctimas del terrorismo, es un deber moral, pero por otro lado no deja de ser un apoyo a uno mismo. Y la defensa de la unidad de España, es la defensa de la herencia recibida, es la defensa de aquello que nos pertenece. Es muy difícil poder comprender como méritos todo aquello que constituye un deber”.

“España no es una palabra, no es una agrupación de gentes, sin más, no es una suma de individuos, no es un territorio rodeado por unas fronteras, que también, España es un bien moral. Y eso es muy importante decirlo y la unidad de España desde un punto de vista moral es superior a cualquier intento de secesión de la misma manera que la solidaridad es moralmente superior al egoísmo, y que la concordia que defendemos es superior a la disgregación y a la ruptura”

“España está asociada a unos valores extraordinarios, a los valores de la universalidad, a los valores de la hermandad humana, a los valores de la libertad radical del hombre, a la igualdad del hombre ante la ley y ante Dios. Ahí nace el 'Derecho de Gentes' que es probablemente nuestra aportación a la historia universal. Yo me siento muy orgulloso de poder defender todo eso”.

Asia Bibi. Recibe el premio su marido Asiq Mashi: “Estoy orgulloso porque la Nación española está conmigo hoy”. “Estamos muy contentos porque HO nos está ayudando”. “Cuando salí de Pakistán he informado a mi esposa Asia Bibi que veníamos a España para recibir apoyo internacional. Estoy muy contento de recibir este premio por mi esposa pero sería mejor que ella estuviese con nosotros hoy aquí. Yo sólo no puedo hacer nada, con el apoyo de ustedes podemos hacer algo por mi esposa”. “A Asia Bibi le llevo el mensaje de que todos los españoles la reciben en su corazón y que ella es su hermana”.

Sidra Mashi, hija de Asia Bibi: “Si ustedes nos siguen apoyando, tengo fe que un día mi mamá va a recibir este premio”.