Lobbys abortistas y homosexuales se erigen en jueces de 'valores europeos'

Lobbys abortistas y homosexuales se erigen en jueces de 'valores europeos'

Orquestan ataques contra el candidato de la Comisión Europea para Sanidad, Tonio Borg, por ser católico

Tonio Borg.REDACCIÓN HO / European Dignity Watch.- El Doctor Tonio Borg, actualmente ministro de Relaciones Exteriores de Malta, es el candidato de su país para la cartera de Salud y Política del Consumidor de la Comisión Europea, cargo dejado vacante recientemente por John Dalli. Borg se someterá al escrutinio de los eurodiputados el próximo 13 de noviembre, para su designación. Con formación académica en derecho administrativo y los derechos humanos, y décadas de experiencia en los ministerios de Justicia e Interior de su país, el Dr. Borg es un candidato ideal. Pero, también es católico y, por ello, sufre duros ataques a su libertad religiosa en una agresiva campaña orquestada por abortistas, feministas y homosexuales que se oponen a su designación.

En artículos, blogposts y tweets, sus críticos: en primer lugar, la Federación Europea Humanista, International Planned Parenthood Federation -el mayor proveedor internacional de abortos -, y la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays (ILGA), han centrado sus ataques en la fe cristiana de Borg y en su defensa de la vida y del matrimonio.

Sus opositores, irrespetuosos con el principio de subsidiariedad consagrado en los Tratados de la Unión Europea, afirman que los valores y la fe católica de Borg no son “valores europeos”. Incluso van tan lejos como para decir que tiene "valores extremistas”. En otras palabras, de acuerdo a estos grupos de presión, simplemente, el mantener la fe cristiana en temas sociales es una señal de "extremismo".

Un desmán y una truculenta maniobra de los lobbys antifamilia y antinatilidad que habría sorprendido a los "padres fundadores" de la integración europea, muchos de los cuales eran devotos cristianos que basaron el proyecto europeo en los principios cristianos como la solidaridad, la subsidiariedad y la dignidad humana. Además de contradecir el Preámbulo de la Carta Europea de Derechos Fundamentales, que habla de "respetar la diversidad de las culturas y tradiciones de los pueblos de Europa". También se reconoce explícitamente en Europa el "patrimonio espiritual y moral", del que Tonio Borg es un valiente y digno exponente.