Paraguay resiste las presiones para imponer los dogmas gays a los jóvenes

Paraguay resiste las presiones para imponer los dogmas gays a los jóvenes

La Cámara de Diputados rehúsa ratificar la Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes, que trata de imponer la ideología de género a los menores.

REDACCIÓN HO / NOTIFAM.- Pese a pesar de la fuerte presión ejercida por parte de organizaciones internacionales y  medios de comunicación nacionales, la Cámara de Diputados de Paraguay ha rehusado ratificar la Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes, la cual es un documento que concede una variedad de discutibles “derechos” a toda persona entre los 15 a 24 años de edad a travñés de la imposición de la ideología de género.

Así, la Convención trataba de imponer en realidad una educación sexual “en todos los niveles educativos” (artículo 23), mediante la cual se “fomentará” la “plena aceptación e identidad” de “la sexualidad.

Entre las medidas controvertidas e inusuales de la Convención, se encuentra la alegación de que todas las personas jóvenes tienen el derecho “a su propia identidad, consistente en la formación de su personalidad”,  lo que incluye  las “características de sexo, filiación, y la orientación sexual.”  También le da poderes facultativos de velar por el cumplimiento de la convención a una entidad supra nacional, conocida como la  “Organización Iberoamericana de Juventud/OIJ”.

En virtud de ello se prohíbe la “discriminación” en contra de los adolescentes por cualquier razón, incluyendo por “la orientación sexual”, “(las) opiniones”, “el lugar donde se vive” o por “cualquier otra condición o circunstancia personal o social del joven”.

En el documento, se reduce, potencialmente, la edad de consentimiento sexual a los 15 años de edad, al dictar que los “jóvenes tienen derecho a la libre elección de la pareja, a la vida en común, y a la constitución del matrimonio dentro de un marco de igualdad de sus miembros,” en el artículo 20. Y a los 15 años de edad, los adolescentes también tienen el derecho a escoger su propia religión y al voto, según los artículos 17 y 21.

Después del rechazo cívico al documento, canalizado especialmente a través de la Federación de Asociaciones por la Vida y la Familia (FEDAVIDA), la Cámara de Diputados rechazó el documento con un total de 50 votos, según informó la agencia de noticias Última Hora. Pero las presiones por parte de medios de comunicación paraguayos y de la rama ejecutiva continúan para lograr su ratificación.

La Convención ya ha sido ratificada en siete países: Bolivia, Costa Rica, Ecuador, España, Honduras, República Dominicana, y Uruguay.  Hasta la fecha, la Convención ha sido firmada, pero no ha sido ratificada, en Cuba, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, y Venezuela.