Convertir la libertad de conciencia en delito

Yo apoyo a quien defiende la libertad

 

Convertir la libertad de conciencia en delito

050.000
26.450
 
26.450 personas han firmado. Ayúdanos a llegar a las 50.000 firmas.

Convertir la libertad de conciencia en delito

MASLIBRES 18 DE AGOSTO DE 2016.- A los obispos de Alcalá de Henares y Getafe, que pueden acabar en el banquillo acusados por una organización LGTB de fomentar el odio, se ha añadido el obispo de Córdoba, Monseñor Demetrio Fernández, al que también quieren llevar ante la justicia.

El acoso a los que defienden en público la doctrina de la Iglesia va a más. Podemos en Córdoba ha pedido a la Fiscalía que actúe contra Monseñor Fernández con este argumento:

“Es muy grave que el obispo de Córdoba haga apología del odio y se posicione en contra de los derechos humanos”.

¿Qué ha dicho el obispo cordobés? Exactamente lo mismo que los obispos de Getafe y Alcalá de Henares.

De este modo quieren convertir la libertad de conciencia en delito.

¿Puedes buscar a más personas que se sumen a esta campaña en defensa de la libertad, también para los obispos? Por favor, difunde esta campaña.

______________________

MASLIBRES 9 DE AGOSTO DE 2016.- Quieren convertir a un puñado de hombres valientes en delincuentes. 

Uno de esos grupos que se arrogan la representación de todos va a sentar en el banquillo a tres obispos porque han hecho uso de su libertad.

Un autodenominado "observatorio español contra la LGTfobia" ha presentado querellas criminales contra los obispos de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig Pla, y de Getafe, Mons. Joaquín María López de Andújar y Mons. José Rico. 

¿Su "delito"? Estos obispos han defendido la doctrina de la Iglesia católica en un escrito dirigido "a los fieles católicos de nuestras diócesis".

En su escrito a los católicos, los obispos madrileños analizan la "ley de protección integral contra la LGTBIfobia y la discriminación por razón de orientación e identidad sexual". Esta ley fue aprobada en el parlamento regional de Madrid por todos los partidos. Ahora los obispos la examinan y comunican lo siguiente a los fieles de sus diócesis:

"Inspirada por una antropología no adecuada que niega la diferencia sexual varón-mujer y la unidad de la persona cuerpo-espíritu, esta ley se halla en contradicción con la moral natural, acorde con la recta razón, y pretende anular la enseñanza pública de la Biblia, del Catecismo de la Iglesia Católica y del resto del Magisterio de la Iglesia referido al designio de Dios sobre el varón y la mujer. Más aún, pretende prohibir, incluso, rezar públicamente por las personas que suplican la oración para un cambio de orientación en su vida".

Tras hacer público el análisis de la ley desde el punto de vista de la Iglesia católica y referido a los fieles católicos, los obispos serán llevados ante el juez por el autodenominado "observatorio español contra la LGTfobia", que en su peculiar interpretación de la libertad religiosa y de conciencia, ha hecho público este comunicado:

"Estamos consternados, insultados y humillados con esta nueva grave injerencia de una parte de la Jerarquía Católica en la Comunidad de Madrid. Hemos puesto en conocimiento de la Fiscalía Especializada en Delitos de Odio, esta ínfame Homilía de la Homofobia y la Transfobia. Estudiamos también interponer una querella penal contra los obispos puesto que creemos que incitan al odio y a la discriminación contra el colectivo LGBT tal como recoge el Código Penal en su Artículo 510. La incitación a la insumisión ante la ley, lo que es delito, también debería verificarse por parte de la Justicia.”

Los obispos de Alcalá de Henares y Getafe han tenido mucho valor al denunciar esta ley a todas luces totalitaria, aun sabiendo, como sabían, que su análisis les iba a traer estas consecuencias. A pesar de ello, los obispos denuncian que la ley LGTB de Cifuentes y del resto de dirigentes políticos del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos supone:

"Un ataque a la libertad religiosa y de conciencia (Ej: Art. 3-o, Art. 70-4-c, Art. 72-3).

Un ataque y censura al derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias creencias y convicciones. Del mismo modo es un atropello a los idearios que inspiran la libertad de enseñanza (Cf. Capítulo XI, Medidas en el ámbito educativo. Ej: Art. 29-2, Art. 31-9, Art. 32, Art. 34).

Un atentado a la libertad de expresión, a la libertad de cátedra, a la libertad de los científicos y profesionales en la búsqueda de la verdad, y a la libertad de las personas para orientar su vida o para pedir ayuda, incluso religiosa, en aquello que crean necesitar (Cf. Capítulo XI, Medidas en el ámbito educativo; y Capítulo XII, Medidas en el ámbito de la salud. Ej: Art. 3-o, Art. 31, Art. 36, Art. 70-4-c, Art. 72-3). Consideramos, por ello, que se trata, en su esencia, de una ley arbitraria que no contempla ni siquiera la objeción de conciencia."

Que nos encontramos ante una ley que invierte la carga de la prueba y recorta las libertades ciudadanas lo prueba el hecho de que los obispos madrileños pueden ser juzgados única y exclusivamente por expresar su opinión.


¡Firma esta alerta ahora!

 
Introduce tu nombre
Introduce tus apellidos
Introduce tu e-mail
Introduce tu país
Por favor, introduzca su provincia
HazteOir.org protegerá tu privacidad y te mantendrá informado/a sobre esta y otras campañas.

Mi apoyo frente a la intolerancia

Obispos de Alcalá de Henares, Getafe y Córdoba, Mons. Reig Pla, Fernández, López de Andújar y Rico.

La libertad de conciencia no puede ser delito y la libertad religiosa es un logro de la democracia cuya merma la pone en riesgo.

Quiero expresarle mi apoyo frente al intento de algunos grupos de cercenar sus derechos y libertades.

Sé que no lo van a conseguir. No solo porque estos principios están protegidos por nuestra Constitución, sino porque somos muchos los ciudadanos que sabremos impedir pacífica y democráticamente este nuevo intento de recortar los derechos y libertades de todos.

Muchas gracias por su valor.

Atentamente,
[Tu nombre]

Convertir la libertad de conciencia en delito

Firma esta alerta ahora

050.000
26.450
 
26.450 personas han firmado. Ayúdanos a llegar a las 50.000 firmas.