A la cárcel por querer educar a sus hijos

A la cárcel por querer educar a sus hijos

¿Corea del Norte? No. ¿Cuba? Tampoco. Está ocurriendo, ahora, en Alemania. Apoya la campaña de Profesionales por la Ética para pedir la liberación de una madre alemana encarcelada por negarse a que sus hijos reciban la educación sexual del Estado.

REDACCIÓN HO.- Como el pasado día 20 de febrero informó Noticias HO, una madre cumple actualmente una pena de cárcel de 43 días en la localidad alemana de Salzkotten ( Renania del Norte-Westfalia), por negarse a que sus hijos reciban la educación sexual del Estado. 

El caso ha sido denunciado por Alliance Defense Fund y está movilizando a organizaciones europeas comprometidas en la defensa de los derechos civiles.

En España, Profesionales por la Ética ha lanzado una campaña de peticiones de libertad para esta madre alemana. 

HazteOir.org se ha unido a esta iniciativa por la libertad de educación, que culminará con una denuncia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, presentada por Alliance Defense Fund.

Las peticiones para conseguir la liberación de esta mujer se dirigen al Gobierno federal de Alemania, presidido por la canciller Ángela Merkel,  a los gobiernos del resto de países miembros de la Unión Europea y a los mandatarios de las instituciones comunitarias.

En concreto, se piden tres cosas a través de esta campaña europea liderada por Profesionales por la Ética:

1.La puesta en libertad de la madre encarcelada y la indemnización de los padres o madres encarcelados, procesados o detenidos por querer educar a sus hijos según sus convicciones.

2.El respeto a los derechos de los padres; derechos reconocidos en la legislación internacional, así como la derogación de cualquier norma nacional de los países miembros de la UE que se oponga a estos derechos

3.Que las instituciones comunitarias actúen como garantes de los derechos de los padres en la educación de sus hijos.

La campaña se fundamenta en la Declaración Universal de Derechos Humanos, que declara (artículo 26.3) que “los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”.

También se invoca, entre otros fundamentos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, cuyo artículo 18.4 establece que “los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

La recogida de firmas por la libertad de la madre encarcelada en Alemania descansa, además, en la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, que proclama, en su artículo 14.3, que “se respetan, de acuerdo con las leyes nacionales que regulen su ejercicio, la libertad de creación de centros docentes dentro del respeto de los principios democráticos, así como el derecho de los padres a garantizar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas”.